| Arte y Cultura | Historia | Geografía | Economía | Turismo | Arqueología | Artesanías | Fiestas Populares | Religión | Publicaciones |

Inicio > Religión > Virgen > Imagen

LA IMAGEN
Por: Pbro. Alberto S. Miranda  

 

Al describir la Sagrada e Histórica Imagen de la Pura y Limpia Concepción, ya desde 1645, bajo la advocación de VIRGEN DEL VALLE, nos remitimos a como la vio en su tiempo (y que salvo pequeñísimos detalles se conserva hoy en día) en máximo historiador de Catamarca y de esta portentosa Imagen, el erudito sacerdote lourdista Antonio Larrouy.

"La muy venerada estatuita de Nuestra Señora del Valle representa a la Virgen Santísima en el misterio de su Concepción Inmaculada; de pie, la media luna bajo sus plantas, las manos juntas ante el pecho, mirando al cielo sonriente".

"En conformidad con una antigua costumbre española, la Imagen fue vestida desde los principios y vestida ha quedado siempre. En la actualidad, encerrada en una vitrina o urna como se dice comúnmente, esta envuelta en amplios y lujosos paramentos. Para las grandes festividades de abril y diciembre, los que lleva de ordinario, se reemplazan por otros mas ricos aun y se los cubre con resplandecientes pedrerías de su tesoro, ofrecidas a la Reina del Valle por sus peregrinos".

Las vestiduras constan de túnica blanca y largo velo azul. No dejan visible mas que el ovalo del rostro y las manos que sobresalen de una hendidura de la túnica y ocultan un conjunto formado por tres piezas distintas: un pedestal de 24 cm. de alto; una peana de 10 cm. y la IMAGEN propiamente dicha que mide 42 cm. desde la cabeza hasta los pies.

"La altura total es casi de 78 cm., y el peso, de cinco kilos doscientos ochenta gramos incluido el pedestal. Este es de algarrobo negro torneado y dorado; hecho en 1870 en sustitución a otro ya envejecido. Sobre el, esta atornillada la peana".

Constitúyenla tres cuadritos o tarimitas cutos lados miden 21, 19 y 15 cm. respectivamente superpuestos a modo de escalera. Las tres están doradas; las dos inferiores son de cedro americano, que no es el mismo que el del antiguo continente; la de arriba es de un cuerpo mas blando pero sin duda también madera. Delante de la Virgen se lee esta inscripción en hermosas capitales que se formaron rayando la doradura para sacarle mayor brillo: Nuestra Señora de la Limpia Concepción.

La Imagen esta pegada sobre la tarimita superior con un (especie) engrudo -oportunamente fue mejor asegurada- Como es comprensible no seria posible cerciorarse directamente y por completo de su composición sin deteriorarla, y huelga añadir que nadie pensó en ello. (Así fue hasta entonces) Pero de lo que queda a la vista se infiere fácilmente que es una de las muchas imágenes que se llama encarne (Es muy generalizado en conocimiento de cómo se hacen esta clase de imágenes llamadas de encarne, y no de mármol o piedra como se ha visto publicado en mas de una oportunidad).

Estas estatuitas abundan en las Iglesias y casas particulares de las provincias del interior.

Una pequeña púa de que estaban provistas las antiguas coronas de la Virgen para asegurarlas mejor, y el alfiler de oro de la actual, han producido encima de la cabeza un ligero arañazo. Es de notar también que después de penetrar sin dificultad como dos centímetros en el interior del alfiler de la corona, se detiene ante un cuerpo mas resistente. Queda ya dicho que la Imagen de Nuestra Señora del Valle esta vestida. Pero salió de las manos de su desconocido artífice completa ya, formando una sola pieza pronta para ser colocada en alguna modesta capilla o sobre el altarcito familiar de alguna casa.

Su traje modelado en relieve, y pintado, comprende manto, pelo, cinturón azul y vestido. Todo esta pintado al estofado; es decir, dorado primeramente por debajo y pintado luego de varios colores por encima; pero aquí y allá se ha raido la pintura superior para formar con el dorado de fondo dibujos y adornos. El manto rojo con puntitos de oro por dentro, es exteriormente azul, sembrado de estrellitas, siempre de oro realizado con un galón de lo mismo; cae por detrás hasta el suelo; dejando despejada la frente envuelve la cabeza, y los cabellos de color castaño claro se perciben solo en ambos lados del cuello y un poco sobre los hombros. El pelo es colorado; lleva en el cuello una puntilla blanca pintada. Cíñele un cinturón azul listado verticalmente de oro y florecitas rojas, cae hasta el suelo y oculta completamente los pies; por los lados, y no por delante, sobresalen los dos cuernos de la media luna.

Las manos no están propiamente juntas, palma contra palma, sino unidas por sus bordes; forman así una concavidad poco graciosa y que las hace parecer demasiado macizas, pero los dedos están bien moldeados. El rostro es demasiado anguloso, sin nada de aquellos contornos suavemente redondeados que se encuentran en las obras de los maestros. Las mejillas están ligeramente sonrosadas y de cerca tal vez parece mucho menos morena que a la distancia. Sin embargo, no deja de ser verdaderamente la MORENITA como el pueblo, con su tierna y respetuosa familiaridad, gusta llamar a la Virgen del Valle.

Así describe la Imagen de Nuestra Madre del Valle, el erudito historiador citado. Quizá, de un modo un tanto frió pero precisa y escuetamente, como el caso lo exige.

 

LA IMAGEN HOY

Pero sin conocer el material del que esta compuesta, sin saber porque, el visitante que llega hasta su urna se siente cohibido, anonadado. La contempla, vestida con magníficos ropajes. Una rica túnica blanca, habla de Ella de las celestiales esperanzas de las almas que la aman; el bello manto azul recamado de oro y piedras preciosas dice del amor y gratitud de todos sus hijos.

Allí esta con su presencia bendecida homenajeada de continuo, por los humildes y también los grandes de la Patria y fuera de ella, que le dejan en testimonio de gratitud amorosa preciadas joyas. Se la ve, solo descubierto el rostro y con las manitas juntas, y es para nosotros NUESTRA MADRE


 

 
www.catamarcaguia.com.ar
Copyright © 2002 CATAMARCA GUIA
Todos los Derechos Reservados