| Arte y Cultura | Historia | Geografía | Economía | Turismo | Arqueología | Artesanías | Fiestas Populares | Religión | Publicaciones |

Inicio > Historia > El Turismo > Tuneles La Merced > Su construccion

LOS TUNELES DE LA MERCED

Por: Dr. Arturo Mario Zuliani

 

 

Los Túneles, su construcción y retazos de su historia


Túnel N°2, 1950. El túnel más corto y curvo

Túnel N°3

Indudablemente que la historia de Los Túneles del Totoral ya se ha perdido y solamente hemos podido recoger algunos hechos puntuales relatados por los sobrevivientes a esa época. Invito por este medio a los historiadores y a las instituciones vinculadas a la cultura para que promuevan un concienzudo estudio de este proyecto ferroviario de integración nacional e internacional cuyo parangón es hoy el corredor transoceánico a través del Paso de San Francisco.

Por esos trascendidos y por la fecha inscripta sobre los óvalos que coronan la fachada de los túneles, sabemos que los mismos habríanse construido entre 1944 y 1952.

Si bien la construcción de los diferentes túneles fue comenzada simultáneamente en tres puntos distintos, nos circunscribiremos al más importante de los mismos, que tiene el mérito, con sus 2.080 m. de atravesar la Sierra de Guayamba, estribación lateral de las Sierras de Ancasti. Fue construido por la empresa Sollazo Hnos. de cuyo obrador todavía hoy existen diseminadas numerosas ruinas sobre la boca Catamarca.

Haré una somera descripción de las obras o de las ruinas que aún hoy tienen existencia después de cincuenta años, para que sirva de orientación a aquellos eventuales entusiastas que las quieran descubrir y visitar:

* El túnel Mayor o primer túnel
Este túnel que sólo preveía 200 m. de hormigonado, debido fundamentalmente a la friabilidad de la roca, por la gran cantidad de vertientes internas de la zona, terminó totalmente hormigonado. Uno de sus constructores, que recientemente nos dejara, y me refiero al Ingeniero Juan Sandrín, me expresó que sólo este túnel insumió un millón de kg. de hierro y cuarenta y cuatro mil metros cúbicos de hormigón armado (hecho totalmente "a pala"). A propósito de esto: sobre el llamado "techo del túnel" de la boca Catamarca, podemos encontrar rastros petrificados de lo que fuera la hormigonera, como así también de la cantera para extracción de roca.

Caminando unos 200 m. por una selvática quebrada, nos encontramos con una oquedad infundibuliforme que corresponde a la chimenea chica. Esta chimenea, destinada a la ventilación, se aproxima bastante a la vertical, y recorre hasta las húmedas entrañas del túnel, en serpenteante "S" itálica unos 35 m. de longitud. A unos 300 m. de la boca opuesta, o boca Tucumán, se encuentra la otra chimenea de ventilación, a la que llamaremos chimenea larga. Como su nombre lo indica, es bastante más larga que la anterior, y tiene aproximadamente 150 m. Por 3 ó 4 m. de diámetro. El ángulo de inclinación con que fuera construida, es de unos 45 a 50 grados. Presenta algunas vertientes en su tramo inferior que generan una intensa llovizna o goteo, y en años húmedos vierte un abundante chorro de agua al mismo vientre del túnel. Aventurarse a explorar cualquiera de estas chimeneas, puede constituir una experiencia inolvidable, pero sólo debe ser hecha acompañada de personal idóneo en técnicas de escalada para alta montaña.

Cabe destacar que la altura total, de la luz interna, de todos los túneles es de 8 m. con un ancho efectivo de 2.90 m. más 1.40 m. que ocupan en total sendos guardabalastos, uno a cada lado. Estos guardabalastos son fuertes canales de hormigón de 0.50 m. de profundidad entre los cuales debía constituirse el balasto: y sobre el cual se asentaban los durmientes y los rieles.

Festoneando toda la longitud, y a ambas márgenes del túnel, con una repetición matemática de 25 m., se encuentran unas grutas o descansos incluidas en el espesor de la gruesa pared de hormigón. Serían para parapetarse en el caso de ser sorprendido por la estrepitosa irrupción del tren.

Sólo describiré dos detalles más del túnel, como son las numerosas y abundantes vertientes de purísima agua que fluyen, del piso, las paredes o se precipitan desde el techo. Y el otro es la interesante vida animal que existe en su interior. Y aquí podemos mencionar las colonias de murciélagos y de vampiros, las simpáticas rani-tas de San Antonio y otros como enjambres de mariposas, cangrejos y pececillos en las proximidades de ambas bocas.

Diré, sólo para aquellos que no los conocen, que es imponente y hasta impresionante la arquitectura de la fachada: tanto el ancho como el alto superan los 10 m. O sea, imagine por lo menos 100 metros cuadrados de hormigón, donde se destacan sendas columnas a ambos lados y un inmenso óvalo que coronando la frente del túnel marca el año de su conclusión.

Cabe reflexionar que la construcción de este primer túnel insumió, entre otros bienes, la valiosa vida de cincuenta seres humanos.

*Las torres
La primera de ellas enfrentada a unos 200 m. de la boca Catamarca. Tiene escasamente 4 m. de altura y está coronada por una baranda de hierro que en el centro pre
senta el orificio, también de hierro, donde descansaba el teodolito. La otra torre que triangula con la anterior tiene más de 10 m. de altura. Está realizada en hormigón macizo, donde se fijan los numerosos peldaños de su escalera. Estas torres servían para que los ingenieros realizaran las mediciones de control durante la construcción del túnel.

* Las piletas
He podido conocer seis piletas sobre la boca Catamarca y por lo menos dos más sobre el otro lado. De diferentes formas y tamaños, sin duda relacionadas con el uso, estas piletas servían para el imprescindible almacenaje de agua y de combustible.

*EI polvorín
En una quebrada conexa y no muy apartada, se encuentra una caverna casi esférica, excavada en la rocosa montaña, que sirvió como único polvorín de esta obra. Se lo descubrió por indicación de un viejo operario que vive en La Merced, ya que su boca había sido tapada totalmente con áridos.

*EI obrador
El obrador que la empresa Sollazo Hnos. tenía en los años 40'; fue construido en la misma zona que iba a ser destinada a una estación. Sólo han podido conservarse unas treinta casas, todas muy similares en diferente estado de deterioro, ya que la zona fue depredada con posterioridad al abandono del proyecto ferroviario. También había cine, comedor, herrería, depósito, usina eléctrica, taller y otros.

*EI terraplén
Uniendo el Túnel con La Merced y con el resto de los túneles construidos, se encuentra el terraplén que soportó el peso del tren sólo hasta la boca misma del primer túnel. Saliendo hacia la boca Tucumán, a la mano derecha, entre el primero y segundo túnel, se encuentra la Quebrada del Puente Blanqueado. Ya en plena selva y acompañando a esta quebrada existe un camino que aunque invadido por la jungla conduce hasta la antigua Cuesta del Totoral, desde donde accedía en aquellos años la empresa Cúpice, constructora del Túnel 3 en adelante. En esta quebrada se refugió la Guerrilla venida de Tucumán, en las ruinas de un viejo campamento.

Continuando por el terraplén y atravesando los túneles siguientes, llegamos al último de ellos. Aquí y por fuera del sexto túnel se encuentran las extensas ruinas pertenecientes también a un obrador. Estas ruinas son relevantes por presentar más de cincuenta habitáculos, incluido mástil, depósito de agua, gran salón, todo esto construido en piedra esculpida. Y aquí termina el terraplén, y con él lo realizado por Ferrocarriles Argentinos hasta el año 1952.

Una aventura, los túneles de La Merced

Si usted, estimado lector, que nos vino pacientemente acompañando en esta descripción quiere vivir una aventura en estrecho contacto con la naturaleza, puede visitar los Túneles de La Merced.

El acceso se hace desde la villa de La Merced en el Departamento Paclín; pueblo éste que está ubicado sobre la Ruta Nacional Na 38, a 54 km. hacia el Norte de la ciudad de Catamarca. A sólo 200 m. de La Merced sobre la Ruta Provincial N° 9 se abre hacia la derecha el desvío que lleva a los Túneles, siguiendo el antiguo trazado de la Cuesta del Totoral.

El viajero dispondrá en La Merced de servicios turísticos en la hostería homónima. O en el camping que la Asociación de Amigos de Los Túneles de La Merced, está realizando junto a la recuperación de esta importante zona de reserva natural.


Trabajos de recuperación, realizados por la Asociación de
Amigos de los túneles de La Merced, durante 1996.

Si bien el camping no ha sido concluido, cuenta con energía eléctrica, agua potable e instalaciones sanitarias básicas que permiten pasar el día e incluso acampar.

Todo el circuito puede ser explorado en caminatas, cabalgatas o bicicletas para todo terreno. En estas circunstancias es frecuente encontrarse con corzuelas, pavas del monte, charatas, iguanas, chuñas patas coloradas, e innumerable variedad de pájaros inmersos en un siempre verde paisaje selvático.

La Asociación de Amigos de Los Túneles de La Merced invita a vivir la aventura de compartir con una naturaleza plena a todos aquellos que sean capaces de respetarla: "Sólo un mundo donde pueda convivirse con la naturaleza será la garantía para la supervivencia humana"


(*) Secretario de la Asociación de Amigos de los Túneles y principal promotor de su redescubrimiento y reciclaje.
 
www.catamarcaguia.com.ar
Copyright © 2002 CATAMARCA GUIA
Todos los Derechos Reservados