| Arte y Cultura | Historia | Geografía | Economía | Turismo | Arqueología | Artesanías | Fiestas Populares | Religión | Publicaciones |

Inicio > Geografía > Regiones > Región Oeste

Región Oeste

Por: Dr. Herminio Elio Navarro

El relieve y geología de esta región pertenecen a grupos estructurales y geográficos de la Zona de Transición Cordillerana catamarqueña, de Las Sierras Pampeanas y del Sistema Narváez-Cerro Negro-Famatina.

Toda la región se encuentra dentro del dominio de lo que se denomina Clima Templado, y aunque está próxima al Trópico no posee variedad subtropical debido a las condiciones impuestas por la altura y la aridéz reinante.

El relieve es un factor decisivo, ya que produce un efecto barrera o de aislamiento que convierte a los valles en comparti­mientos separados, y define un clima de tipo continental por la escasa influencia de los océanos Atlántico y Pacífico. Se produce una diversidad de promedios térmicos en función de las alturas, con un gradiente que va desde los faldeos a las culminaciones montañosas en forma decreciente, y que origina la formación de microclimas.

Dentro de la Región Oeste encontramos un área de bolsones entre los que se destacan la Altiplanicie del Campo del Pucará y la Silleta de Las Higueras. A partir de este nudo se abren dos grandes cordones, denominados Alto-Ancasti al este y Ambato-Manchao al oeste, de los cuales está en contacto con la Región Oeste, el Ambato-Manchao, separándola de la Región Centro y, el Alto-Ancasti que aisla gran parte de las Regiones centro y Este entre sí, con una dirección predominante Norte-Sur.

El cordón Ambato-Manchao, límite de las Regiones Oeste y Centro, tiene una altura de 4.300 metros sobre el nivel del mar, en el Cerro El Manchao.


La ladera occidental del mencionado cordón desciende en forma abrupta hacia el Bolsón de Pomán, for­mando conos de deyección; y va decreciendo en altura hacia el Sur en forma de lomadas bajas hasta desaparecer en los límites de la provincia de La Rioja, bajo una cubierta de sedimentos de super­ficie árida.

Dentro de esta misma región al oeste del Cordón de Aconquija (sector norte del mismo) se eleva la Sierra de Quilmes o Cajón (Departamento Santa María). Al Sudoeste de ésta se eleva la Sierra de Las Cuevas, después de la depresión tectónica que encauza al río Santa María; esta sierra delimita el Campo del Arenal por el lado oeste; zona que presenta una cubierta de médanos cuyo límite sur lo constituye la Sierra del Atajo con una dirección Este-Oeste, lo que dió orígen a su nombre.


Las sierras de Hualfín y de El Jarillal son la continuación de La Sierra de Las Cuevas, al Oeste de la cual se encuentran los Cerros Negro y Durazno; hacia el Sur las sierras de La Alumbrera-Ovejería, y las Sierras de Belén que continúan hasta Shincal, lugar donde se encuentran las ruinas arqueológicas del mismo nombre.

Los llanos de Belén, juntamente con el valle de Andalgalá y el Salar de Pipanaco forman un amplio valle, rodeado al Oeste por las Sierras de Belén y sus derivaciones al Este (Límite de la Región Oeste con la Región Centro) por el Cordón del Ambato Manchao.

El Salar de Pipanaco es la parte más deprimida del gran valle mencionado, y resulta una zona de infiltración de aguas superficiales, sin drenaje, lo que se denomina cuenca cerrada o endorreica. A continuación de las Sierras de Shincal, y con rumbo Su­doeste, se presentan las Sierras de Tres Mogotes y Zapata cuyas alturas alcanzan a 3.000 metros sobre el nivel del mar; al occi­dente de las cuales encontramos las Sierras de Las Lajas o Del Fraile, Soconte y Fiambalá. Estas nacen en la zona Sur de La Puna, donde se confunden con los gigantes nevados de Laguna Blanca acercándose a Tinogasta con alturas que superan los cuatro mil metros y representan el límite occidental de las Sierras Pampeanas en la Región Oeste de la provincia de Catamarca.

También dentro de esta región encontramos el Sistema Narváez-Cerro Negro-Famatina, que nace en territorio nuestro con el Cerro Negro Muerto al Norte del departamento Tinogasta dentro de la zona de transición; al sur del macizo puneño, siguiendo un rumbo sur por la Quebrada de Las Angosturas con alturas medias que oscilan en los 4.500 metros; la sierra de Narváez se extiende con rumbo Norte-Sur entre las Quebradas de la Angostura y La Troya, con alturas que se aproximan a los 4.300 metros sobre el nivel del mar. Las mencionadas quebradas, permiten la vinculación hidrográfica entre las Sierras Pampeanas y la zona cordillerana. El Cerro Negro continúa con las Sierras de Famatina que se en­cuentran en territorio riojano.

La zona de transición Cordillerana-Catamarqueña limitada al Este por el Sistema Narváez-Cerro Negro-Famatina, al Oeste por la República de Chile, al Norte por la Cordillera de San Buenaventu­ra, y al Sur por Los Andes Áridos; está constituida por cumbres no muy elevadas que no forman cordones, y cuyas superficies tienen planicies de tipo amesetada. Esta zona de la Región Oeste está sembrada de tipos erosivos cuyas características responden a los resultados de la acción del termoclastismo, que produce desinte­gración mecánica (por las grandes variaciones térmicas diurnas), y de la erosión eólica que determina un modelado en el relieve muy característico en la zona.

Entre los principales cerros y volcanes pertenecientes a este sistema podemos mencionar al Cerro San Francisco (6.016 metros s.n.m.), cercano al paso homónimo que comunica nuestro país con la República de Chile (se encuentra en el departamento Tinogasta); también son importantes el Cerro Incahuasi (6.620 metros); Ojos del Salado 6.864 metros (su altura está en discu­sión actualmente), Volcán Azufre, Cerro Archibarca, Cerro Ratones y Vidal Gormaz, entre otros. En esta región existen salinas, salares y volcanes apagados.

 

Departamentos
BELÉN
TINOGASTA
SANTA MARÍA
ANDALGALÁ
POMÁN
Minería

En la Región Oeste predominan los minerales metalíferos: cobre, plomo, zinc, estaño, wolfran.

En wolfran existen cerca de 40 minas con una reserva de aproximadamente 20.000 toneladas prácticamente inexplotadas.

En estaño se registraron 65 yacimientos con una reserva de alrededor de 70.000 toneladas.

En cobre Minas Capillitas posee una reserva estimada en 180.000 toneladas.

 
www.catamarcaguia.com.ar
Copyright © 2002 CATAMARCA GUIA
Todos los Derechos Reservados