| Arte y Cultura | Historia | Geografía | Economía | Turismo | Arqueología | Artesanías | Fiestas Populares | Religión | Publicaciones |

Inicio > Geografia > Regiones Fitogeográficas

Regiones Fitogeográficas

Por: Dr. Herminio Elio Navarro
Región de la Puna, Prepuna y Altoandino

Esta región abarca el extremo Norte y parte del Oeste de la provincia de Catamarca. Limita al oeste con la cordillera de los Andes por medio de una línea que une los siguientes puntos: Volcán del Azufre, Paso de Agua de la Falda (4.820 m), Cerro Aguas Blancas (5.780 m), Cerro del León Muerto (4.880 m), Cerros Colorados (6.049 m), Cerro Incahuasi (6.620 m), Cerro Tres Cruces (6.356 m), Paso Arroyo Pampa (4.780 m) y Cerro Vidal Gormaz. Al Sur el límite está constituido por una línea que une el Monte Pissis (6.779 m), el Cerro Pabellón Grande, y la Sierra de Narváez, esta última forma parte del límite Este de la región, que continúa por el Cordón de San Buenaventura, Cerro Morado (4.920 m), Sierra de Chango Real, Hombre Muerto, de Zuriara, y por el límite con la provincia de Salta desde el Cerro Incahuasi (5.260 m). A partir de allí la traza de la línea tiene rumbo oeste hasta alcanzar el volcán del Azufre perteneciente a la cordillera andina, que marca el límite norte de la región (límite con Salta). El cordón de San Buenaventura marca la división del área en dos: al Norte La Puna y al Sur el Altoandino.

La región está integrada por: Antofagasta de la Sierra en su totalidad, Norte de Belén, Norte y Oeste de Tinogasta y el Oeste del departamento Santa María. La superficie total de la región es de 40.583 kilómetros cuadrados, de los cuales 28.000 corresponden al departamento Antofagasta de la Sierra, 5.600 a Belén, 2.900 a Tinogasta y 1.283 a Santa María.

Suelos
En la Región de la Puna, Prepuna y Altoandino, la característica de los suelos es la siguiente:
Altoandino: Suelos rocosos, pedregosos y por lo general sueltos alternados con suelos poco profundos y esqueléticos en los que se encuentra afloramientos de roca basáltica.
En la Puna y Prepuna: Hay extensas formaciones pedregosas, areno sas y de pavimentos de deflación. En las áreas de depresión se presentan dos situaciones: acumulaciones salinas de gran magnitud y vegas, en las cuales es notable el contraste con el resto por los suelos hidromorfos, en los que la acción predominante en la formación del perfil es ejercida por el agua, son de color gri sáceo o verdoso y el agua contiene un importante porcentaje de sales, con presencia de materia orgánica superior al resto de los suelos. Estas condiciones favorecen el crecimiento de pastos duros, que se aprovechan para el pastoreo de los animales de la región.

Principales representantes de la Fitogeografía y de la Fauna Silvestre
La vegetación correspondiente a la reserva de Laguna Blanca, es representativa de la región puneña.
Una de las comunidades vegetales predominantes, fuera de las vegas, es la correspondiente al estrato arbustivo, con una cober tura del 18 por ciento presentan la composición que a continua ción se menciona: añagua (Adesmia horridiúscula) y checal (Fabia na densa), especies que en el orden indicado son las más apeteci bles por las ovejas y por las llamas.
También encontramos monte amargo (Senecio subulatus salsus) y rica-rica (Acantolippia salsoloides).
Entre los pastos predominantes en el orden en que son más apetecibles tenemos: Panicum chloroleucum, pasto vicuña (Arístida adscensionis modesta) y el peludillo (Eragrosti nigricans). Esta comunidad relevada tiene un rendimiento de 398 kilogramos por hectárea/año. El relevamiento de otra comunidad vegetal presentó una composición florística en arbustos con una cobertura del 22 por ciento, como se detalla a continuación: bailabuena (Baccharis incarum - lejía), chañar (Lycium chañar) y añagua (Adesmia horri diúscula).
En cuanto a los pastos predominantes, la paja (Stipa speciosa) y el iro (Festuca ortophylla) son los más apetecibles. La mayor cantidad de pastos se produce en las vegas, predo minando las siguientes especies forrajeras, (en este orden son las más apetecibles por los animales): mulhembergia aperifolia, Deyeuxia haeckeli y Sinzyrinchium chilense. El rendimiento en masa seca es de aproximadamente 2.900 kilogramos por hectárea/año.
En el área correspondiente al Altoandino predominan las estepas arbustivas graminosas y las estepas arbustivas en las lomadas, las primeras se desarrollan entre los 4.000 y 5.000 metros de altura sobre el nivel del mar. La denominada "estepa vizcachera" surge de la asociación de matas de vizcachera (Stipa Frígida), Adesmia rhamen, Sisybrium philipianum, Senecio viridis, Artemisia copa, Fabiana bryoides, etcétera. En la laguna Verde (Tinogasta) la estepa está poblada por iro (festuca orthopylla) y cuerno de cabra (Adesmia manolignea), muy apetecibles por los animales. Dentro de las especies tóxicas la principal es Astragalus garbancillo. Aunque muy escasos, (prácticamente extinguidos) encontramos en la región puneña cardones (Trichocereus pasacana) cuya madera es aprovechada para fines domésticos.
En la prepuna, hallamos un estrato arbustivo que se compone fundamentalmente por jarilla (Larrea divaricata), retama (bulne sia retama) y checal (Fabiana densa). También un estrato herbáceo con pastos escasos con ejemplares de paja (Stipa speciosa), Arístida speciosa y Panicum urvillanum, sumalagua (Cassia Crassi ramea), Gochnatia glutinosa, Aphylloclados spartioides, Bougain villea spinosa, pus-pus (Zucagnia puntacta), hieron (bulnesia schickendanzzi) entre los principales.

Fauna Silvestre: Dentro de los herbívoros cabe mencionar: la vicuña (Lama Vicugna), el guanaco (Lama Guanice), chinchilla grande (Chinchilla brevicaudata) y lagostumus maximus, Omnívoro: el suri o ñandú petiso (Pterochemia pennata). Entre las aves: el flamenco (phonicopterus sp.), la garza (Casmerodius albus) y teros, de las aves rapaces: el cóndor (Vultur gryphus), águilas y halcones. Los principales carnívoros son: el zorro colorado (Dusicyon culpaeus), zorro gris (D. gymocercus) y el puma (F. concolor).
En la Prepuna no hay guayatas, flamencos, ni vicuñas, y están en peligro de extinción (notable retroceso) la chinchilla, la vizcacha, el zorro gris y el guanaco. En Laguna Blanca, Norte del departamento Belén, la provincia de Catamarca creó una Reserva Natural de Vida Silvestre, con el propósito de preservar, mejorar y revalorizar a los camélidos, fundamentalmente a las vicuñas. Su superficie es de 700.000 hectáreas.

Región del Monte

Limita al Norte con la provincia de Salta hasta la Sierra del Hombre Muerto, allí nace la línea que la separa de la región de la Puna, Prepuna y Altoandino, al Sur con el límite político con la provincia de La Rioja, al Este con las sierras de Ambato- Manchao y los Nevados del Aconquija, este último es el límite interprovincial con Tucumán, y por el Oeste con el valle de Chaschuil y la Sierra de Narváez. Esta región comprende los departamentos de Santa María y Belén (centro-sur), Tinogasta (centro-oeste), Andalgalá (excepto su extremo noroeste) y Pomán (a excepción de su sector este), cubriendo en su totalidad una superficie de 33.993 kilómetros cuadrados.

Suelos
Los suelos predominantes en los valles y bolsones están compuestos por arena mezclada con materiales de granulometría más gruesa.
Estos suelos son muy susceptibles a la erosión eólica, la cual selecciona la arena fina acumulándola en forma de médanos; los materiales más gruesos no transportados por el viento forman lo que se denomina pavimentos de deflación.
La capacidad de retención de agua de este tipo de suelos es muy baja y son de muy bajo tenor de materia orgánica.
En la Región del Monte existen suelos limosos, guijarrosos y salitrosos.

Principales representantes de la Fitogeografía y de la Fauna Silvestre
El tapiz vegetal de esta región muestra diferencias notables según corresponda a los faldeos, a las laderas bajas o a las depresiones, a las resultantes de las diferentes manifestaciones que presenta el complejo clima, suelo, vegetación; los denomina mos espacios con microclimas, pero en realidad aunque estos microespacios indican claras diferencias, están encuadrados dentro de un tipo de clima y de una región fitogeográfica que en sus características básicas los contienen, allanando esas peque as particularidades o discontinuidades.
A modo de descripción diremos que la vegetación correspon diente al monte arbustivo leñoso es de escaso follaje, compuesto por jarilla, chañar, alpataco; es achaparrada y pobre en las zonas en que la superficie es abierta, como consecuencia de la mayor evaporación y la presencia de suelos arenosos, que desecan los escasos cursos de agua contrastando con las lenguas de formas boscosas que se encuentran en las hondanadas y en los lechos de ríos (bosques en galería).
Debido a la alta temperatura reinante y a la elevada insola ción que soportan los áridos pedregales de las cuestas serranas, el ambiente sólo favorece el desarrollo de una estepa arbustiva, aunque la manifestación más acentuada de desierto se aprecia en los barreales, de amplia difusión en el bolsón, que por sus suelos cuarteados, impermeables y compactos (compuestos por arcillas y limos) no permite el desarrollo de vegetación.
En el ámbito de la Región del Monte es posible diferenciar las siguientes formaciones:
En los valles y bolsones
En el fondo de éstos se forman galerías en donde hay un amplio predominio de especies del género prosopis, presencia de esteros con ejemplares de vegetación halófila o médanos vivos con vegetación halófila-psamófila.
Las áreas de transición o interme dias se encuentran cubiertas por una formación tipo estepa arbus tiva xerófila baja y rala.
En la base de los conos de deyección
Predominan los arbustos xerófilos en forma de monte con ejemplares de algarrobo en el mayor porcentaje.
En las faldas de las sierras
Hasta una altura de 2.000 metros sobre el nivel del mar se contactan la vegetación arbustiva precedentemente indicada y grandes cardones, característico de algunas áreas de la Región de La Puna.
En lo que se refiere a la cobertura vegetal, la misma alcanza valores que oscilan en más o en menos un 10 por ciento.
El suelo presenta con frecuencia una cobertura de matas y subarbustos, casi siempre gramíneas espinosas, que no guardan continuidad.
Entre los ejemplares de mayor difusión, que componen el monte arbustivo xerófilo se destacan: las jarillas (Larrea diva ricata, Larrea cuneifolia y Larrea nítida), retama (Bulnesia retama), manca potrillo (Pletocarpa tetracantha), algarrobo negro (Prosopis nigra), brea (Caercidium precox), Zucagnia puntacta, lámar (Prosopis flexuosa), espinillo (Acacia caven), garabato (Acacia furcatispina), tintitaco (P. torcuata), pichanilla (Cassia aphylla), mastuerzo (Strombulífera), atamisqui (Atamis quea emarginata), usillo (Trichochomaria usillo), pela suri (Lycium chilense), mata sebo (Monttea aphilla), poleo (Lippia turbinata), chilca (Baaccharis salicifolia), jume (Suaeda divari cata), retortuño (Prosopis strombulífera).
En lo que se refiere al estrato herbáceo, encontramos los siguientes géneros: Verbena, Heliotropium, Portulaca, Gonphrema Senecia, Justicia, y entre las gramíneas xerófilas presenta: Stipa ichu, Arístida Adscencionis, Neobouteloua lophostachia, Sporobolus máxima, Bouteloua aristidoides, Panicum urvilleanum, unquillo (Sporobolus rigens), etcétera.
Componen la cubierta para forraje natural las siguientes especies: Sporobolus máxima, Panicum urulleanum, Neubouteloua liphostachya, Stipa ichu, Distchlis spicata, y entre los arbustos y árboles están: Los géneros Atriplex, Lippia, Lycium, Prosopis, etcétera.

Región de Selva y Pastizales de Altura

Se desarrolla abarcando las crestas y laderas (el tercio superior) de las Sierras Pampeanas orientales.
La Región del Monte (Región Oeste) está separada de la Región del Chaco Arido (Región Centro o del Valle) por el cordón del Ambato-Manchao, mientras que el cordón integrado por la Sierra de Ancasti, Sierra de Guayamba-Sierra Graciana y Sierra de Balcozna, es el límite entre la Región del Chaco Arido (Región Centro o del Valle) de la del Chaco Semiárido (Región Este).
La región comprende parte de todos los departamentos del centro y los del este de la Provincia (excepto La Paz), Santa Rosa, Paclín, El Alto, Ancasti, Capayán, Valle Viejo, Santa María, Andalgalá, Ambato y Fray Mamerto Esquiú.

Suelos
Están constituidos por sedimentos eólicos ricos en materia les volcánicos, depositados sobre roca meteorizada o roca inalte rada.
Por lo general en la región los suelos presentan mayor acidez a medida que se intensifica la precipitación pluvial y la altitud. Son suelos de gran riqueza en materia orgánica, pero la limitante fundamental a tener en cuenta desde el punto de vista del uso agrícola la constituye la pendiente.

Principales representantes de la Fitogeografía y de la Fauna Silvestre
En lo que se refiere a la fitogeografía, dentro de la región se pueden diferenciar tres formaciones típicas (aún cuando la vege tación natural ha sido modificada por los efectos de la agricul tura o el pastoreo):
1. Selva Tucumano-oranense: localizada entre los 1.100 y los 1.600 metros sobre el nivel del mar, en lo que constituye el límite con la provincia de Tucumán.
2. Pastizales de altura puros: se encuentran en la parte superior (coronamiento) de las sierras de la región.
3. Formación tipo parque: localizada entre los 1.100 y los 1.300 metros sobre el nivel del mar en las laderas altas de las sie rras. También se encuentran especies características a los 2.000 m s.n.m. pero con una cobertura menos densa, en las cumbres de Narváez, Silleta de las Higueras, Cumbres de Balcozna, de Los Pinos y del Molle, un sector de las sierras de Guayamba y del Alto.

Selva tucumano oranense
La vegetación de esta formación es de la denominada higrófi la y se pueden diferenciar claramente dos tipos de selva: el bosque de altura higrófilo y mesófilo y la selva basal higrófila y termófila. El límite entre ambas está aproximadamente a los 1.500 metros sobre el nivel del mar.
La selva basal se desarrolla en el Totoral y en el valle del río Balcozna; los ejemplares que se pueden destacar son los siguientes:
Laurel negro (Pohebe porphiria), cebil colorado (Parapiptadenia excelsa), tarco (Jacarandá mimosifolio), nogal criollo (Juglans australis), pacará timbó (Enterolobium contortisiliqum) tipa (Tipuana tipu), Horco molle (Blepharocalix gigantea), mato (Eugenia pugens), coco (Fagara coco), cedro (Cedrella lilloi).
A ras del suelo, por debajo del estrato anteriormente men cionado, encontramos arbustos e hierbas con géneros como: Chus quea, Urera, Piper, Cestrum, y entre las hierbas registradas están: Polymnia, Senecio, Verbena y Pteris (helecho). En lo referente a las gramíneas, éstas son muy escasas, y los géneros presentes son: Pharus, Oplismenus, Pennisetum, Pseudochimolaena, y begonias.
En el bosque de altura predominan los alisos (Almus joru llensis), pinos (Podocarpus parlatorei) y queñoas (Polylepis australis). También acompañando a los anteriores aparecen nogales criollos (Juglans australis) y sauco (Sambucus peruvianus).
Por sobre el nivel de los bosques surgen los prados alto serranos o también denominados prados montanos, predominando las gramíneas de los géneros Stipa, Festuca, Arístida y Paspalum; con la presencia de hierbas y arbustos de diferentes géneros, tales como: Baccharia, Eupatorium, Fenecio, Oxalis, Tagetes, Verbena, etcétera.
En las crestas de menor altura localizadas en el centro y sur de la región (Sínguil, El Alto, Balcozna, etcétera), las especies relevadas son: Stipa pampograndensis, Estuca hieronymi ichu, Piptochaetium napostaense, Paspalum lineispatha, P. notatum y Arístida adscensionis entre otras; junto a estas gramíneas encontramos arbustos como los mencionados precedentemente y una hierba muy tóxica: mío-mío o romerillo (Baccharis caridifolia) la cual se mantiene verde todo el año.

Parques
Presentan una vegetación arbórea rala con características de sabanas arboladas que contenien especies de: Fagara coco, Parapiptadenia excelsa, Prosopis alba, Prosopis nigra, Schinopsis hanckeana, Acacia visco, Acacia caven, Garica quercifolia (higuerilla), Lithraca molleoides, Celtis spinosa, Jodina rhombipholia.
El estrato herbáceo está compuesto por especies de gramíneas entre las que se encuentran representantes típicas de Pastizales de Altura y del Chaco Serrano Semiárido como: Festuca hieronymi, S. Tenuissima, Stipa ichu, Stipa pampograndensis, Setaria cordo bensis, Cottea pappophoroides, Digitaria califórnica, Digitaria insularis, Digitaria sanguinalis, Paspalum notatum, P. elungranum, Panicium speciosa, Trichloris crinita, T. pluriflora, Arístida speciosa, etcétera; entre los arbustos e hierbas se observan: Oxalis, Verbena, Sisyriunchum, Lycium y Baccharis, entre otras.
De todas las especies mencionadas que se dan en la región, las forrajeras principales son las siguientes: Pennise tumlatifolium, Festuca hieronymi, Deyeuxia rosea, Deyeuxia poly gama, Cynodon hirsutun, Eragrostis lugens, Digitaria califórnica, Bromus brevis, Arístida mendocina, Piptochaetium napostaense, Stipa tenuissima, Paspalun notatum, P. elongantum, Setaria cordo bensis, Diplachne dubia, Trichloris crinita y Trichloris plurirolia.

Fauna Silvestre
En la selva encontramos varias especies de mono, jaguar y anta, los cuales están en vías de extinción; también hay corzuelas, acutí, chanchos del monte, pavas del monte y tucanes.
En los pastizales serranos la fauna destaca entre sus repre sentantes la presencia de zorros y pumas, los cuales constituyen un serio problema para la cría de ganado ovino.

Región del Chaco Ärido

Limita al norte con la provincia de Tucumán, al oeste con la Sierra de Ambato, al sur con la provincia de La Rioja (límite político), al este con la Sierra de El Alto-Ancasti y su conti nuación en las cumbres de Balcozna y Narváez.
La región está integrada por los departamentos: Capayán, Valle Viejo, Capital, Fray Mamerto Esquiú, oeste de Paclín y el este de Ambato. Ocupa una superficie total de 6.686 kilómetros cuadrados.

Suelos
En esta región se destacan las acumulaciones de loes. En general los suelos se caracterizan por poseer baja capacidad para la retención de humedad, escaso tenor de materia orgánica y bajo grado de mineralización, con un importante porcentaje de arena en su composición. En la zona sur encontramos formaciones de barrea les, producto de las acumulaciones salinas y de agua.
En los suelos no salinos está presente el peligro de la erosión hídrica y eólica en perjuicio de la agricultura.
Los faldeos de las sierras presentan acumulaciones de sedi mentos muy gruesos cuya granulometría decrece a medida que nos acercamos al centro, allí los depósitos producidos por el arras tre de material han posibilitado el desarrollo de mejores suelos, como por ejemplo los de la colonia Nueva Coneta, cuya principal limitante es la erosión eólica fundamentalmente (actualmente posee cortinas de árboles y sus suelos cubiertos por vegetación en gran parte).

Principales representantes de la Fitogeografía y de la Fauna Silvestre
En la Región del Chaco Arido predomina el bosque compuesto por árboles xerófilos, en ella podemos apreciar comunidades diferentes en las laderas serranas, en los valles y llanos. También se encuentran presentes comunidades que por sus especies nos indican que estamos en presencia de áreas de transición entre el Chaco Arido y la Región del Monte.
Respecto de la cobertura del estrato arbustivo y arbóreo, la misma es de aproximadamente un 70 por ciento, y se puede apreciar la acción modificadora del hombre sobre la comunidad de clímax.
Es característica la presencia de comunidades ordenadas en "galería" (bosques en galería) ubicadas en las márgenes de los ríos, acompañando sus cursos, constituyendo franjas estrechas de robustos árboles.
Son representantes del estrato arbóreo y arbustivo de esta región las siguientes especies: Aspidosperma quebracho blanco, Prosopis alba, Prosopis nigra, Jodina rhombifolia, Zizyphus mistol, Celtis spinosa, Acacia caven, Geoffrea decorticans, Trithrinax schyzophylla, Trichocereus trescheckii, cereus coryne,Cereus validus, Larrea divaricata, Larrea cuneifolia, Atamisquea emarginata, Acacia furcatispina, Caercidium australe, Bulnesia retama, Trichomaria usillo, Prosopis alpataco, Atriplex lampa y Atriplex Argentina, Suaeda divaricata y Cassia aphilla entre otras.
Constituyen el tapíz vegetal en su mayor parte, gramíneas de la especies: Aristida adscensionis, A. mendocina, A. Inversa, Bouteloua aristidoides, Cottea pappophoroides, chloris ciliata, Eragrostis orthoclada, Cloris virgata, Digitaria califórnica, Diplachne dubia, gounia paraguarensis, Neobouteloua lophostachia, Pappophorum speciosa, Setaria leucopila, Setaria speciosa, Sporobolus pyramidatus, etcétera.
Entre las especies forrajeras principales naturales cabe mencionar las siguientes: Digitaria califórnica, Setaria leucopila, Gouinia paraguariensis, Chloris ciliata, Eragrostis orthoclada, Arístida mendocina, Sporobolus pyramidatus y Atriplex lampa.
En verano-otoño la dieta incorpora el ramoneo de follaje y frutos de algunas especies arbóreas, como por ejemplo: Prosopis speciosa, Celtis spinosa, Geoffrea decorticans, y Zisyphus mistol, entre las principales.

Región del Chaco Semiárido

La Región del Chaco Semiárido limita al norte con el río Huacra, (que constituye el límite con la provincia de Tucumán), al oeste con las sierras de Narváez y El Alto-Ancasti, al sudeste con una porción de las Salinas Grandes, y al este con el límite interprovincial con Santiago del Estero.
Está formada por los departamentos de Ancasti, El Alto, La Paz, Santa Rosa y el sector noreste del departamento Paclín, cubriendo una superficie de 14.881 kilómetros cuadrados.

Suelos
En la Región del Chaco Semiárido los suelos presentan un contenido variable de materia orgánica, y están constituidos por material metamórfico. Los afloramientos graníticos y las acumula ciones de limo son escasos, el desarrollo de estos suelos es de poca profundidad.
En el sector correspondiente al Chaco Semiárido encontramos suelos con predominio de arena fina y limo, desarrollados en mayor profundidad que los del Chaco Serrano, y con escaso conte nido de materia orgánica.
En las salinas los suelos son limo-arcillosos compactos, lo cual hace dificultosa la infiltración del agua de lluvia, impi diendo la formación de vegetación.

Principales representantes de la Fitogeografía y de la Fauna Silvestre
En toda la región predominan las especies características del ambiente chaqueño occidental, acompañadas por representantes típicas del bosque de transición, al norte; al centro oeste, especies del Chaco Serrano, y al sur con las del Chaco Arido.
La frecuencia y variedad de especies arbustivas se incremen ta a medida que se avanza hacia el sur de la región.
Se destaca la comunidad de quebracho colorado (Schinopsis lorentzii) y de Aspidoperma quebracho blanco, alteradas por la tala indiscriminada (explotación forestal incontrolada) y la ganadería. Los ejemplares de mayor tamaño se encuentran al norte de la región.
Las comunidades características del Chaco Serrano Semiárido son las de horco quebracho (Schinopsis haenkeana), yuchán o palo borracho (Chorisia insignis), coco (Fagara coco), molle de beber (Litheraca molleoides) y Vallesis glabras, entre las principales.
Refiriéndonos al estrato arbóreo y arbustivo que juntamente con las especies citadas precedentemente constituyen las dominantes para la región, entre otras tenemos: Algarrobo blanco (Prosopis alba), algarrobo negro (Prosopis nigra), quebracho flojo (Jodina rhombifolia), mistol (Zizyphus mistol), tala (Celtis Spinosa), churqui (Acacia caven), piquillín (Condalia kuntzei), palma (Trithrinaequis schyzophylla), garabato (Acacia furcastipi na), brea (Caercidium australe), espinillo (Prosopis torcuata), lata (Mimoziganthus carinatus), Jatrepa excelsa, Trichocereus terscheckii y Cereus coryne (cardones), ucle (C. validus), quimil (Opuntia quimilo), quiscaludo (O. quiscaludo), jarilla (Larrea divaricata), jarilla (Larrea cuneifolia), atamisqui (Atamisquea emarginata), retama (Bulnesia retama) y usillo (Trichomaria usillo).
En el extremo sur-sureste, área de suelos salobres, las especies relevadas son las siguientes: jume (Suaeda divaricata), zampa (Atriplex lampa), Atriplex Argentina, que comparten el suelo con especies de los géneros Lycium, prosopis, Altenanthera y en menor cantidad aparecen Geoffrea decorticans (chañar), Mimozyganthus carinatus (lata) y Cassia aphilla (pichanilla).
En la composición del estrato herbáceo se destacan las gramíneas, aumentando su frecuencia y densidad a medida que se avanza con rumbo sur en la región. Algunos de los géneros releva dos son: Panicum speciosa, Cynodon sp., Setaria sp., Paspalum sp., Digitaria sp., Eragrostis sp., Gouinia sp., Chloris sp., Trichloris sp., Gottea sp., Tragus sp., Sporobolus sp., Arístida sp., Bouteloua sp., Neobouteloua sp., Diplachne sp., Bachyaria sp., Cenchrus sp., Michochloa sp. y Tripogon sp., entre otras.
De las especies forrajeras naturales, las principales son: Sectaria cordobensis, Chloris castilloniana, Trichloris pluriflo ra, Cynodon dactylon, Paspalum unispicatum, Digitaria insularis, D. Sanguinalis, D. Califórnica, Setaria Pampeana, S. Argentina, S. leucopila, S. lehianta, Trichloris crinita, Gounia paragua riensis, Diplcehne dubia, Pappophorum caespitosum, Chloris cilia ta, Ar stida mendocina, Eragrostis orthoclada, Sporobolus pyrami datus, etcétera.

Fauna
La fauna de la Región del Chaco Semiárido es variada; el hombre aprovecha intensamente esta riqueza cazando corzuelas, chanchos del monte, pumas y zorros, y en lo que respecta a las aves se capturan perdices, y en menor número pavos del monte. Los ejemplares en vía de extinción son el caraguay y la lampalagua

 
www.catamarcaguia.com.ar
Copyright © 2002 CATAMARCA GUIA
Todos los Derechos Reservados